Disponibilidad de modelos y falta de financiación e incentivos: dos retos para la adopción de VE en Latinoamérica

Con el objetivo de ayudar a las organizaciones a prepararse para el presente y el futuro de la electromovilidad, sector que actualmente atraviesa por un futuro bastante prometedor pero incierto, en el año 2021 nace la consultora global, MIRAIICO.

El nombre de la empresa tiene origen nipón. Proviene de la palabra “Mirai”, que en español significa “futuro”, y su slogan “Preparamos empresas para un futuro global” refuerza el propósito de un nombre que cada día se hace un espacio más grande en el ámbito de la movilidad sostenible.

Ofreciendo una visión sobre sus estrategias de gestión de negocios y del panorama actual de la electromovilidad en América Latina, el Cofounder y Chief Digital & Innovation Officer de MIRAIICO, Gabriel Madero, conversó con el equipo de Latam Mobility.

Durante la entrevista, Madero también aportó su perspectiva sobre cuál debe ser el camino a seguir en el sector de gestión de flotas al momento de la toma de decisiones sobre de la compra de vehículos a combustión o eléctricos.

Cofounder y Chief Digital & Innovation Officer de MIRAIICO

Principal diferencial

Para Gabriel Madero, el principal especto diferencial de MIRAIICO es sin duda la consultoría en servicios de movilidad debido a todas las áreas que pueden abarcar.

“Ayudamos a diferentes organizaciones a diseñar nuevas experiencias y soluciones de movilidad urbana, con innovación, tecnología y evaluando tendencias, considerando casos de éxito de otros países y empresas. Nuestras experiencias previas hacen que conozcamos muy bien el negocio, sus desafíos y oportunidades”.

Debilidades y oportunidades del panorama de la electromovilidad

La electromovilidad tiene diferentes grados de avance dependiendo el segmento, vemos que los mercados de micromovilidad y buses están mucho más avanzados que los vehículos de pasajeros o inclusive el segmento de vehículos comerciales como furgonetas y camiones, siempre hablando en porcentaje de venta de vehículos eléctricos con respecto al mercado total. Entonces, aún existe mucho margen y oportunidades de crecimiento en los dos últimos segmentos.

A su vez, vemos que los vehículos de eléctricos están tomando el control del mercado por sobre los híbridos e híbridos enchufables, aún no podemos determinar qué pasará con los de celdas de combustible (hidrógeno) que están aún en desarrollo y con grandes oportunidades de crecimiento, sobre todo en buses y vehículos comerciales.

Y en referencia a las tecnologías de las baterías, aún existe un camino largo por recorrer en cuanto a la velocidad de carga y la autonomía de estas, lo que a su vez representa un gran desafío para la industria.

Continuado con los principales retos, tanto la generación de una red de carga mucho más amplía y una infraestructura adecuada de soporte serán necesarias para consolidar la expansión de la electrificación de vehículos. Esto por supuesto representará nuevos desafíos y transformaciones en los fabricantes y distribuidores, dado que deberán capacitar personal y reconvertir sus locales en centros de movilidad. Finalmente, serán necesarias nuevas políticas y normativas que fomenten el uso de este tipo de vehículos, los subsidios/incentivos para fábricas y autopartistas, como para consumidores en la compra de vehículos VE acelerarán la curva de adopción de la electrificación.

Retos para la adopción de vehículos eléctricos en LATAM

Aunque en medio de la transición son muchos los retos que enfrenta LATAM para conseguir la correcta adopción de la electromovilidad, Madero mencionó cinco de los principales desafíos que debe afrontar el sector.

  • La disponibilidad de modelos podría limitar la oferta.
  • La dependencia de la importación ya sea para vehículos o repuestos podría implicar costos de ingresos elevados en donde no todos podrían acceder.
  • Adicionalmente en algunos países de la región la falta de financiación o incentivos limitaría aún más el acceso a este tipo de vehículos.
  • Hay que tener presente que a medida que se incremente el parque automotor VE, y aumenten las estaciones de carga, esto demandará una mayor cantidad de energía lo que podría generar inestabilidad en la red de carga, y esto terminaría desalentando el uso de VE.
  • La escasez de componentes importantes para las baterías como el litio, níquel o cobalto, podrían generar un aumento en sus precios, y es por eso se debe comenzar a regular su consumo y probar con nuevas mezclas químicas.

Línea a definir en gestión de flotas ¿Eléctricos o de combustión?

La evaluación debe considerar casi todos los factores que hemos mencionado, además de otras características que detallaré a continuación: disponibilidad de modelos en base al uso de la flota, distancias a recorrer por quienes lo utilizan, la madurez de la infraestructura de carga en la zona donde se vaya a utilizar estos tipos de vehículos y los incentivos que pueda pervivir la organización por el recambio de la flota.

Por supuesto el grado de compromiso de la organización con la sustentabilidad también tendrán que ver en la rapidez con la cual se realiza la transición a vehículos eléctricos. Lo importante es comenzar a evaluar esta alternativa que sin dudas en los próximos años seguirá creciendo en la región, en algunos países mucho más que en otros, pero en definitiva es una transición que ya comenzó.